miércoles, julio 6

La Huésped - Stephenie Meyer


¿Y si tuvieras que luchar por un cuerpo en el que vivir?
Es el fin del mundo tal y como lo conocíamos… Los mayores miedos de la humanidad han saltado de la ficción a la realidad.
Wanderer es una alienígena invasora de cuerpos y ha llegado a la Tierra junto con otras almas para cumplir con su misión. Pero su anfitriona, Melanie Stryder, se resiste a abandonar su cuerpo sin oponer resistencia.
Dos seres de dos especies diferentes que comparten un mismo cuerpo pero por desgracia para ellas también un mismo corazón. Los recuerdos de la vida de Melanie hacen que Wanderer se enamore del mismo hombre que ella, Jared, convirtiendo su relación en el primer triángulo amoroso que sólo implica a dos cuerpos.
¿Podrá el amor de Melanie por Jared sobrevivir al fin del mundo? ¿Y a su huésped?
Stephenie Meyer  9789587048445  SUMA  720 páginas
Fueron unas 740 páginas interesantes, incluso mejor que su famosa saga Twilight, pero las últimas 17 me decepcionaron lo suficiente, el final fue demasiado precipitado y forzoso, además de empalagoso, para el gusto.

La historia se centra en las almas, un grupo de alienígenas que se introducen en el cuerpo humano desapareciendo la conciencia del mismo para obtener un “mundo mejor”, en otras palabras: son pacíficos. Me ha parecido una idea interesante, bien trabajada y con fundamento; el libro tiene muy buenas bases, explica lo suficiente sin llegar a ser tedioso o dificultar la lectura, aquí vuelve a jugar a favor la pluma de Meyer.

Los personajes son variados y todos tienen un poco de protagonismo, aún cuando la historia es contada en primera persona por nuestra querida Wanderer. El personaje que más me ha gustado es Jamie, es tan inocente para la época en la que está viviendo, además de abierto y compresivo. De la protagonista, Wanderer, puedo y no puedo decir mucho, no me ha disgustado, aunque su indecisión es un poco molesta a veces. Y Melanie, bueno ella a veces me sacaba de quicio con sus soliloquios, no sé cómo la aguantaba Wanderer.

La extensión del libro puede cansar pero la narrativa es fluida haciendo que leas y leas sin darte cuenta. Por su parte, la portada me encantó, el ligero relieve del iris es un toque genial.

Lo que no me ha terminado de cuajar es el final y lo que, en mi opinión, lo ha arruinado todo; si hubiera terminado como una pensaba después de que Wanderer tomara la decisión final hubiera sido mejor, pero no, allá va Meyer y mete un final absurdo y rosa que no me ha gustado ni pega mucho con lo que me ha estado contando.

Cojo esas últimas páginas con dos dedos y las comparo con las otras setecientas, nada en común, es como si fuera un autor completamente distinto. Lo siento, pero el cuentico de hadas no me lo como, no después de que me dieras cientos de páginas con situaciones medianamente crudas con acción y desesperación. Si no la embarras al inicio, lo tienes que hacer al final, ¿eh, Meyer?

No hay comentarios :