lunes, agosto 6

El Brujo de los Vientos – Miki Monticelli


Cuando Cassandra recibe la herencia de su única tía, se queda desconcertada: ¿qué se supone que debe hacer con una extraña lámpara roja, algunas prendas de ropa y un cuadro con una casa de pan de jengibre? Cassandra todavía no sabe que la lámpara es la llave para entrar, a través del cuadro, en el mundo de TantAcque, donde desde hace tiempo impera la guerra entre el poderosísimo Brujo de los Vientos y la malvada Maga del Estanque Muerto y ella es la única que puede hacer cambiar la suerte de la batalla.

Miki Monticelli  9788424638474  La Galera  352 páginas



El brujo de los vientos con una hermosa portada y una trama interesante, es un libro dedicado para los pequeños y adultos que disfrutan de este tipo de literatura. 

Comencé el libro con expectativas medias, me gustan este tipo de libros pero me arriesgo a encontrar la narrativa y los personajes muy infantiles; afortunadamente, no fue el caso, porque sí, me encontré párrafos muy aniñados, pero la protagonista y el brujo de los vientos hicieron que la lectura fuera placentera

Cassandra es un chica que ha sufrido bastante, tanto así que se ha cerrado al mundo, por decirlo de alguna manera; su vida es monótona desde que ingreso al internado y las otras chicas no hacen poco por mejorar esa monotonía -salvo por las diferentes bromas a las que la someten-. Pero un buen día es informada de una herencia que recibe, pero a parte de un cuadro bastante feo y una lámpara roja que serán los nuevos decorativos del piso debajo de su cama, no hay mayor cambio, hasta que aparece una extraña criatura peluda cubierta con pintura. Esa criaturita la expondrá a ser perseguida por pequeñas ancianas y a ser visitada en contadas ocasiones por un extraño chico de cabello azul y muchas cicatrices en el rostro.

Cassandra disfruta de dibujar, es muy buena en ello, pero que ha sufrido demasiado. Aún así, cuando llega a este nuevo mundo poco a poco la vamos conociendo más, vemos a una chica resuelta en ayudar a sus amigos, en hacer lo que su corazón manda y con una inventiva de admirar.

Por su parte, Barahúnda es un chico muy inteligente al que vemos inmerso en un halo de misterio que se va desintegrando a medida que vamos avanzando en la lectura. Es un chico con debilidades como cualquier otra persona, pero que se esfuerza por superarlas; un chico que está sumido en un gran arrepentimiento y qué hará lo posible por enmendar sus errores, así tenga que sacrificar alguno que otro órgano. 

Fuera de Cassandra, no contamos con otros personajes de nombres “normales”, pasamos de Barahúnda a Saltapincho, sin olvidarnos de Flordeplata y Malverso, ni tampoco de CabezaLoca. Fuera de parecerme tonto, me hicieron sonreír varias veces, algunos no son tan raros pero otros sí que demuestran originalidad. 

Los sucesos son rápidos y ágiles, no hay momento en que te aburras de leer ni que pienses en abandonar el libro. A parte, la decoración de las páginas y la numeración de las mismas son un incentivo para seguir con su lectura. 

Es un libro que recomiendo para los pequeños de las casas, pero también para todos aquellos que sigan disfrutando de una buena lectura para niños. Te entretiene de una manera distinta, le da ese toque diferente al ritmo de tus lecturas.

3 comentarios :

vampiritagirl dijo...

Me gusta este tipo de lectura. Sin duda irá a mi lista de futuras lecturas. Me parece una historia interesante. Creo que sin duda podré disfrutar de esta novela. Le leí esta entrada a mi madre y también le gusto.

Adam J. O dijo...

La portada me gusta, me parece atractiva, aunque es muy infantil. Por tu reseña me parece que la novela es interesante, incluso tal vez muy buena.
Saludos

Nina dijo...

Se ve entretenido para pasar el rato :D