viernes, junio 28

Besos de Murciélago – Silvia Hervás

James, un chico de la alta sociedad inglesa, va a pasar las vacaciones de Navidad con los Graham, una familia de clase media americana. Kesley será la encargada de hacerle de anfitriona, pero la verdad es que no lo tendrá nada fácil: la personalidad excéntrica y sofisticada de James se desvelará muy pronto.
Acostumbrado a un tipo de vida propio de las élites, no aprueba ni a los amigos, ni al hermano rasta, ni la comida, ni la forma de vestir de Kesley. James extiende periódicos para sentarse en el autobús, compra los alimentos más caros y exclusivos del supermercado, pide taxis cada día y humilla a Kelsey con sus comentarios impertinentes.
A pesar de las continuas peleas, de las ironías fuera de tono del inglés y de los cortes exasperados de Kelsey, la convivencia les forzará a establecer pactos y, poco a poco, el abismo que hay entre ellos se irá estrechando hasta que una noche, con unas copas de más y ante la sorpresa de Kelsey, James la besará con la excusa del muérdago navideño.

Silvia Hervás  9788415580096  Montena  220 páginas
La literatura juvenil es ese ente que me recuerda quedarme con la literatura fantástica y de ficción, porque la faena de encontrar libros juveniles buenos es prácticamente imposible.

Y es que Besos de murciélago debería ser la excepción porque su argumento es bueno, fue finalista en el premio Ella Juvenil Romántica y en su tiempo cosecho muy buenas críticas; pero no, es un libro soso basado en los cliché más cliché y con dos protagonistas que provocan una migraña insoportable.

Empezamos con James, un inglés de la alta sociedad que no puede acercarse a más de un milímetro de un perro porque le contagiaría quién sabe que enfermedad, en otras palabras es un microfóbico. Y se lo paso, porque es una facultad que lo hace humano, pero lo que no le paso es que sea tan absurdamente odioso y prejuicioso. En normal tener prejuicios, todos los tenemos de vez en cuando, pero de ahí a tenerlos para absolutamente todos y cada uno de los seres en el planeta tierra es absurdo; creo que Hervás exageró un poco con la característica.

Seguimos con Kelsey, que es igual de prejuiciosa que James pero menos odiosa, lo cual agradezco. Aunque se explica el por qué de su odio a los ingleses, encuentro la razón de lo más absurda; no puedo creer que por el simple hecho de ser refinados una cultura deba ser odiada por una persona simple y descomplicada.

En definitiva los dos personajes principales no me llegaron más allá de ser dos chicos prejuiciosos inmaduros que mantendrán la relación odio-amor desde el primer momento en que se vean. Porque sí, Besos de murciélago no es más que una historia juvenil que intenta revivir la frase del odio al amor hay un sólo paso, pero que fracasa un poco en el intento.

El odio entre Kelsey y James está basado en los prejuicios de ambos y ya, no hay más, bastante ilógico si se me permite decir, el odio es un sentimiento muy fuerte -igual que el amor- así que no entiendo como pueden expresarlo de un momento a otro sin conocerse siquiera, me hubiera bastado con que dijeras fastidio y no odio.

Por si fuera poco luego de que dan el largo/corto paso al amor, el comportamiento de ambos se ve radicalmente transformado. James, el microfobico, es capaz de ir de acampada con su querida y el grupo de amigos a un remoto lugar en las montañas, ¿alguien más nota lo incongruente de la situación? Y por si no fuera suficiente, Kelsey, la ferviente odioInglaterrayasusestirados también sufre una metamorfosis luego de caer rendida ante los cuadritos del inglés. Ambos cambios extremos no los entiendo, bien que se gusten pero tengan un poco de personalidad y mantengan el canon.

Luego están los personajes secundarios, que sólo llegan a ser eso; personajes creados para ser relleno, de los cuales no se presenta nada relevante ni suficientemente atrayente como para recordarlos siquiera. Y otra cosa que se puede olvidar fácilmente y sin remordimiento: la trama; es tan común y corriente que no llego a resaltar nada importante. 

No sé contra que novelas compitió pero si esta llego a ser finalista, no quiero ni imaginarme a sus contrincantes. Y mucho menos a la ganadora.

Pero logró entretenerme que es lo secundario que busco en una novela, no diré que su lectura fue divertida porque sólo la inicie mientras cargaba una película. Una novela que sólo recomiendo para las largas tardes aburridas de verano donde no tengas nada mejor que leer.

3 comentarios :

Nina dijo...

pobre tu chica! cayendo en libros malos XD!
mwjor olvidarlos y leer otra cosa buena!

Solcitohh dijo...

Hola Lunatica!! como andas??
Uyy que mal que no te haya gustado para nada,es lo peor :S ademas de que perdes tiempo de tu vida qe podrias haber invertido en un libro bueno!
Es un pena,me llamaba este libro!
espero que tu proxima lectura sea mejor :)
Besitos

Priscilla Fuentes dijo...

Todo lo que dice ahí arriba es cierto. Yo me he convertido en una lectora compulsiva, pero ese libro me dió nauseas. Me lo encontré totalmente ridículo. Encuentro falso que un joven de su edad, supuestamente ya maduro ande chillando por un simple perrito y hablando porquería frente a la caja del supermercado, Al autor que aterrice porque sinceramente, mi hermana y yo lo que hacíamos era reírnos con la historia. Muy buen comentario, estot de acuerdo.