martes, febrero 11

Shut out – Kody Keplinger

Most high school sports teams have rivalries with other schools. At Hamilton High, it's a civil war: the football team versus the soccer team. And for her part,Lissa is sick of it. Her quarterback boyfriend, Randy, is always ditching her to go pick a fight with the soccer team or to prank their locker room. And on three separate occasions Randy's car has been egged while he and Lissa were inside, making out. She is done competing with a bunch of sweaty boys for her own boyfriend's attention
Then Lissa decides to end the rivalry once and for all: She and the other players' girlfriends go on a hookup strike. The boys won't get any action from them until the football and soccer teams make peace. What they don't count on is a new sort of rivalry: an impossible girls-against-boys showdown that hinges on who will cave to their libidos first. But what Lissa never sees coming is her own sexual tension with the leader of the boys, Cash Sterling...

Kody Keplinger  9780316175562  Poppy  273 páginas
Una historia sencilla llena de tópicos americanos que se basa en la vieja guerra de los sexos combinada con una violenta rivalidad entre equipos. No esperaba mucho, sólo una lectura rápida y eso fue lo que encontré.

Lissa es una chica que desarrolló paranoia luego de perder a su madre y ver a su padre condenado a una silla de ruedas por el resto de su vida debido a un accidente automovilístico, esta paranoia se basa principalmente en un sentimiento de querer tener todo bajo control, se siente perdida si no sabe qué sucederá a continuación. Este detalle de su personalidad me ha gustado mucho porque la hace más real, claro que en algunos momentos logramos chocar debido a esto; también he de admitir que hacia el final del libro me hubiera gustado zarandearla un poco para que dejara de ver problemas donde no los hay y madurara un poco, pero aún así me ha gustado como protagonista.

La rivalidad entre equipos es muy peculiar debido a que pertenecen a la misma escuela, el equipo de fútbol y el de fútbol americano no se soportan y la razón detrás de ello es, a mi parecer, bastante simple y sin importancia. Ha pasado de ser muestras de vandalismo menor -insultos durante el almuerzo y uno que otro problema entre un parabrisas y un huevo- a un vandalismo mayor -lesiones que impiden jugar-; lo que demuestra la poca tolerancia que practican los adolescentes, además de la envidia.

Me ha gustado mucho la idea inicial que tiene nuestra protagonista para acabar con la rivalidad entre equipos, una manera muy divertida y original de conseguir que la razón se imponga entre tanda intolerancia e inmadurez. Pero lo que si no me ha gustado es el cambio drástico que tiene la misma hacia el final del libro por culpa de la protagonista tan corta de miras e inmadura; una idea original y admirable termina siendo una excusa para enfadar al chico que te ha rechazado, no conviertas algo digno de admirar en tu venganza personal.
"You know," I said quietly, "I don't think normal exists."
Las carcajadas no se hicieron esperar en este libro, los diálogos desenfadados de Lissa y Chloe son divertidos e inusuales; sobretodo ésta última es muy divertida, me hubiera gustado conocer más de ella aparte de su posición ante el sexo.

El triángulo amoroso que se huele desde el inicio del libro no se hace rogar, si bien yo no lo catalogaría como tal porque Richie no me inspiró amor, más bien sentía que el hombre sólo buscaba sexo en Lissa y demostré este punto en la forma tan rastrera que se comportó. En cambio Chad sí que me inspiró amor y ternura, me gustaba leer las partes donde aparecía y me agradó todavía más conocer su situación. 

Keplinger tiene una manera sutil de tratar el tema del sexo sin que se note forzado, es tan natural la introducción de este tema en sus novelas que me gusta mucho. En The duff se hace más palpable la cosa, pero aquí, en Shut out, aún cuando es en cierto modo el protagonista, no se siente de la misma forma porque en lugar de presentar el acto se presentan dudas sobre éste, como ¿esta bien que espere hasta estar preparada? ¿Si me gusta el sexo soy una zorra? ¿Si no me gusta soy una mojigata? entre muchas otras. Estas dudas se ven representadas en cada una de las chicas que se une a la huelga, con las cuales me pude identificar perfectamente.

Shut out es un libro divertido que te entretendrá durante toda la lectura, si bien no posee protagonistas entrañables y la trama es bastante común, merece ser leído.

2 comentarios :

Nina dijo...

No se a mi no me acaba de llamar la verdad. No es como mi tipo de lectura.

Claudia S. dijo...

Si que he visto este libro en varios blogs, pero todos concuerdan contigo, es una lectura ligera, entretenida y nada más. A veces me provoca leer libros asi, así que lo tendré en cuenta!
Besos.