viernes, enero 16

Experiencias libreras (9) – Soliloquio de una lectora lenta

Recientemente me he unido a un grupo de blogeros por Whatsapp donde hablamos de todo, desde el nuevo libro de Cassandra Clare hasta lo que vamos a hacer al día siguiente, suelo participar en los temas que me interesan y en otros simplemente brillo por mi ausencia; uno de los temas que me interesaban pero que no duraron tanto como para ahondar fue la cantidad de libros que se leen al año, hice unos pocos comentarios en el grupo pero mi espíritu lector ha quedado insatisfecho.

Lo han notado, confío en que no son tan despistados como su servidora; han notado que en el menú superior hay un apartado para las lecturas donde si se acercan se despliega un menú que comprende los años desde 2012 hasta el actual. En un principio realizaba este menú para contabilizar mis libros, saber cuántos y cuáles leía por año, pero ahora esa idea a evolucionado a ser tan sólo un registro, un registro de las reseñas que se podrán encontrar aquí.

Centrémonos en el objetivo inicial de las listas: contabilizar. En un inicio me obsesionaba la idea de leer determinado número de libros al año, incluso contaba la cantidad de libros al mes; esa obsesión no era sana, lo sabía, pero aún así continuaba ¿Por qué? Pues porque quería leer tanto o más que muchos blogeros, no me importaba que fuera físicamente imposible para mí o que no leyera el libro, sólo me importaba llegar a una cifra alta y si era de dos dígitos mejor. ¿Por qué quería leer como otros blogeros? Sincerándome con ustedes, la verdadera razón por la que me exigía leer determinado número de libros era porque me sentía avergonzada, me sabía mal tan sólo leer 15 libros o así al año mientras los demás leían 50, 100 y hasta 200 libros; creía que algo iba mal conmigo.

Así fue cómo empezó, no disfrutaba al 100% los libros, bueno algunos sí, pero la mayor parte del tiempo pensaba ash! ¡¿Por qué no puedo leer más rápido?! Necesito acabar este libro ya o no cumpliré con el número. ¡Bendito número! Número de mierda. Y no, no me voy a disculpar por la palabrota, que se lo ha ganado. 

Ahora me dirán so boba, no necesitas obsesionarte tanto con la cantidad de libros, cada persona es diferente y lee a ritmos diferentes. Sí, lo sé, ahora, pero hace unos 5 años no lo sabía; no pueden culparme totalmente, era una cría que recientemente descubría los blogs literarios y leía como sus autores devoraban libro tras libro a velocidades realmente impactantes.

Me deprimí, sentí que había algo mal conmigo, que mi error de alejarme de la literatura durante tantos años cosechaba su fruto, pensaba que leía como una nena que apenas aprendió a leer. Daba pena, literal pena, entonces comenzó esa carrera de mejorar mi velocidad de lectura. Para mejorar mi tiempo me metía diariamente a test de velocidad de lectura, créanme probe demasiados de esos dichosos exámenes, y puedo asegurarles al sol de hoy que ninguno sirvió, de hecho hasta soy capaz de afirmar que para lo único que sirven es para deprimir al lector.

¿Por qué no funcionaron? Muy sencillo, el texto que ponían no era de mi agrado, o era de historia universal o un fragmento de un cuento que no iba con mis gustos; de cualquier forma cuando al fin me di cuenta de que estaba perdiendo el tiempo y decidí tirar la toalla ya había invertido mucho tiempo.

En fin, que al darme por vencida se abrió un nuevo mundo para mí, ya fuera por la decepción personal o porque de verdad existe un destino, al final di con blogeros que eran lectores lentos como yo, a medida que los leía, además de querer abrir un espacio propio, me daba cuenta de que no era tan malo ser un lector lento mientras se disfrutara cada libro.

Así que, sí, soy una lectora lenta, y más si mis prioridades hacen presencia (como cuando tengo mucho trabajo en la universidad); pero ya no me avergüenzo, ya no me interesa llegar a una cifra fuera de mis capacidades. Sí, tengo un reto de lectura general, pero ya no es tan exigente, bien si lo cumplo y bien si no, ya no me interesa llegar a ser una lectora rápida, sólo quiero disfrutar de la lectura.

Las altas cifras para mí ya no tienen importancia; sí, sigo soñando con el día que pueda leer 50 libros al año pero ahora soy más consiente de mis capacidades físicas y de mi disponibilidad de tiempo, no me puedo exigir sobrehumanamente porque dejaré de disfrutar de leer y esa no es la idea.

Un consejo, preciosos, fíjense una cifra con la que se sientan a gusto, nada de sobre-esforzase, disfruten la lectura que la cantidad no es importante.

8 comentarios :

Alma Lectora dijo...

Hola Michelle. Justo el otro día hablé en un vídeo sobre este tema. La gente se pone una serie de retos y numerosas lecturas, y acaban por no disfrutar de las lecturas.
Yo me fijo un número realista y no me gusta compararme con otros lectores. Me sorprendo de la cantidad que leen pero me imagino que también depende del tiempo libre que tienen para dedicarse a la lectura y que cosas son más prioritarias para ellos
Mil besos^^

Nina dijo...

A mi me interesa leer mejores libros que malos xD y bueno tambien soy bien lenta, me puedo echar un mes con un libro tranquilamente

Atenea dijo...

Michelle me encanta tu opinión, llevo diciéndole eso a la gente siglos, siempre se comparan y no sé, hay muchos factores para determinar la velocidad lectora: libros, páginas, clásicos.... pero al final lo que importa es disfrutar de la lectura, porque para eso leemos, no para alcanzar un dichoso numerito >.< Yo desisto de leer si llegara ese momento y me tomo las cosas a mi ritmo (aunque suelo leer muy rápido xDD).

Me alegro de que estés bien con cómo eres :) Un beso! ^^

Marina dijo...

Hola Michelle!! Soy Marina, del blog ( lashistoriasdelatardecer.blogspot.com.es ), estoy en el grupo de Libro-Whatsapp!!
Yo este año no tengo tanto tiempo para leer como querría, tengo que preparar el acceso a la universidad (maldita Selectividad!) pero intentaré leer todo lo posible. ¡Qué ganas de que llegue el verano!!
Me quedo por aquí, besos!!

Neikel dijo...

Aisss qué me vas a contar, yo también me estresaba mucho por ello, no conseguía llegar a 50 libros anuales y eso me deprimia, me sentía impotente, sobretodo me frustraba en épocas que apenas me apetecía leer y me pasaba 1 o 2 meses sin tocar un libro y yo pensando qué tiempo perdido!! sigo pensándolo pero este año descubrí porqué me pasaba eso y ya lo solucioné, claro que me encantaría poder leerme como algunos 100 o 200 libros anuales, pero como bien has dicho la velocidad de uno y el tiempo que le requiera o si le apetece o si no, son muchos factores, que dependen de cada persona y de momento en mi mejor año, sin presionarme, he leido 60 libros, por lo cual estoy muy contenta, espero llegar a más? sí, me sobreesforzaré? no, de hecho, antes de ponía un montón de retos y eso me agobiaba, ahora solo voy con el de goodreads y sin agobiarme porque es mi ritmo de lectura relajadamente, unos 5 libros mensuales no es mucho, tampoco puedo leer más porque tengo muchas cosas que hacer, una pena pero es así, por eso ahora elijo muy cuidadosamente los libros que me compro, porque no tengo tiempo en mi vida para leer todos los que me llaman minimamente la atención.

Mucha suerte muaksss

Maria Soul dijo...

¡Hola!

Muy interesante la entrada ^^ Tienes razón con respecto a lo que muchas veces nos obligamos con respecto a otras personas que vemos que tienen más capacidad lectora que una servidora. Yo hace dos años dejé de leer, pasé de ser una persona que se leía al menos 3 libros mensuales y tuve mi vena arrasadora con la compra de libros, a otra que apenas leía 2 0 3 libros al semestre, eso fue durante 2 años, porque me fundí. Ahora mismo estoy en una época que me apetece leer, y los retos me los he puesto básicamente como deasfíos personales por si consigo llegar, y porque tengo demasiados libros pendientes en mi estantería, jejeje, pero si no puedo tampoco me dará por leer muy rapido. Cada libro para mí es diferente, uno lo puedo leer en un día porque me engancha totalmente y tengo el tiempo, y otro tardo más de 2 semanas (ese fue el caso de una vacante imprevista) que en serio me volvío a fundir un poquillo, pero acabe muy orgullosa de acabarlo.

Lo dicho lo mejor es disfrutar de lo que te gusta, y de cada libro, si no te gusta a otro u otra cosa mariposa, jejeje.

Kyoko dijo...

Hermosa, lo primero que hay que decir es: te adoro hahah y me siento completamente identificada contigo. Yo también soy lectora lenta con toda. No quiero presiones ni nada parecido. No soy de leer un libro en un día y si el libro me gusta mucho, lo demoro intencionalmente lo más que puedo. No me gusta leer libros todos de golpe porque siento que no me queda en la cabeza nada de nada. Pero aun así trato de mantener un ritmo constante (porque tus sabes como es la cosa con las editoriales). En fin, espero verte en la FILBO. <3 Besos y nada de obsesionarse con números, amo tu conclusión. Leer es un hobby para disfrutar.

Nea Poulain dijo...

¡Hola!

Realmente yo no entiendo la obsesión de querer leer tantos libros al año. Generalmente me pongo 100 porque leo bastante rápido, pero no me preocupo por llegar a la cifra. Quedarme en 50, 60, 80, que importa... :D Leo rápido, pero puedo pasar un mes sin tocar un libro y en cambio ver miles de películas. En fin, no sé por que la obsesión de superar a otros ~~ ¡No tiene caso!

Nea.